17 de jul de 2014

La Syriza Asturiana

La noticia, aquí.

Trata de los siguiente: IX (¿pero por qué IX ya non EU?) da'l primer pasu pa crear una Syriza asturiana.

Lo cual taría mui bien, de nun ser porque entós, a nivel nacional nun tendría cabida IX (lo d'IX nun me presta nada, había ser EU) nesa Syriza.

Aaaaaaaaai amigos, esi yía'l presciu por dir pactando nos gobierninos pa dir de la manina de la FSA. Por gastar la xiriga de Pablo Iglesias, IX tresformóuse en castra.

Claro, agora llembran qu'ellos son d'esquierda, ya todo eso. Pero ainda queda na retina cuando'l Bloque rompéu'l Pactu de gobiernu énte los recortes. Ergo, el Bloque agora ta en Podemos -ya con tolas de la llei- ya IX (tovía nun acabo ver lo d'IX, paez el nome d'un sieglu) sigue pactando cola FSA.

Tovía m'acuerdo, cuando en calidá de simpatizante del Bloque nesi momentu de rotura del pactu, falando con un militante d'IX (ou del sieglu IX) falabame de seriedá (¿Col pouco pesu que tenían, a quién se-y ocurre? ¡Taban ahí gracias al IX! ¡Nun tienen seriedá nenguna!).

Bon, pues ahí nos llega agora que caenon de la burra un brote de seriedá. Agora IX (paez de verás el nome d'un rei) que pacte la sua Syriza cola FSA.



*You opino que'l nome pa la coalición n'Asturias tenía que ser, non Izquierda Xunida sinon Esquierda Unida, que yía más coherente col nome, ya amás arima a las versiones en gallegu (esquerda unida) ou en catalán (esquerra unida). Xunir amás nun yía sinónimu d'unir.

8 de jul de 2014

¡Yá ta bien! ¡Los dereichos llingüísticos nun se negocien!

Esto ye un escritu fechu por Milio Rodríguez Cueto.

Creo que tien tola razón. Equí yá tevo bien d'esta marxinalidá. Pero marxinalidá nel sentíu de dexar lo de la llingua a prau. Nesti tema, nel llingüísticu hai que, per un parte, empezar a mirar porque los derechos de los falantes se vean reconocíos, y que polo tanto s'asuma'l fechu llingüísticu astuiranu: l'asturianu ye una llingua qu'existe, y como tala tien que se defender. P'afondar nesa expresión, entós hai que dicir que se tien que defender el derechu de los sos falantes a usar l'idioma "en toles ocasiones" que correspondan.

Y per otru llau, Asturies como sociedá (presuntamente) moderna, tien que velar, a traviés de los poderes públicos, pola recuperación, normalización y salú d'esta llingua. Polo que se precisen mididas qu'echen andar esta normalidá.

Dende las instituciones públicas, especialmente dende'l Principáu y los conceyos (cola funcionalidá de les mancomunidaes) tiense que llevar a cabo un programa ambiciosu de defensa de la llingua. Diz Milio Rodríguez Cueto que nun se trata d'oficialidá, pero yo pienso que nesto yá, a estes altures hai que falar d'oficialidá, y de cómo va esta.

Pa min va consistir nun programa de políticas encaminadas a un futuru. Pero eso sí, siempre pensando a llargu plazau. Na educación ye primordial. Pero en cualquier casu equí acabóse: la política llingüística n'Asturies tien qu'escomencipiar a ser de coste 0 y tresversal. Equí lo que se tien ye qu'apostar pol so usu, y por ello tien que comenzase a crear un consensu alreor d'esti tema.

Eso sí, el desenvolvimientu d'esta política a llargu plazu tien que dir por etapes. Equí, pa qu'engañase, hai que formar a xente. Tenemos un problema doble, por un llau hai que convencer a la xente y por otru hai que formalo.

Partimos d'una población que, en llinias xenerales, ta a favor de la llingua d'una manera vaga y munches veces ambigua. Llueu tamién hai talibanes que tán de manera irracional en contra.

El problema de too esto ye que, si finalmente falamos de derechos individuales, ÉSTOS EN NENGÚN CASU SE NEGOCIEN.

Pero ye que si, por aciu de dalguna mente retorcida aínda se tienen que poner enriba la mesa, la cuestión diba ser catastrófica. Porque negociar estes coses ye enredar, y a la llarga ye una perda de tolos derechos algamaos nestos tiempos.

Polo tanto, hai que ver cómo organizamos esto d'una vegada.

1 de jul de 2014

De la naturaleza del conflictu llingüísticu asturianu (II)

Agora bien, l'ensiertu anterior por un llau, pero por outru teníamos que falar de nós, de la xente que defendéu esto que yía la llingua.

Induldablemente feixenonse cousas bonas. Houbo avances. Andouvose. Pero con todo ya ello demientres de 40 años a mi paezme que nun foi suficiente.

Construíuse un discursu. Pidíuse defensa de la llingua, ya na sua mayor espresión de la mesma, la defensa de la oficialidá de la llingua. Un status que yía xusto, pero nun soupiemos llegar a la xente. Fallamos. Fracasamos.

Nun soupiemos llegar a la xente. Intentamoslo porriba, por ente las élites. Los asturianistas pensabamos en llegar a los deputaos de la Xunta Xeneral. Quiximos arimamos al altu funcionariáu. Entendimos que si convencíamos a las élites la xente iba "tragar" cola oficialidá. Enquivocámonos.

Yíame curiosu. L'asturianismu yía un movimientu bien chocante. La base mayoritaria yía la esquierda, pero cuando actuamos cumo asturianistas apartamos la esquierda ya adoptamos un discursu nacionalista (ya polo tanto de dreicha). Ya entós espantamos a la xente.

Pero nós siguimos cola nuesa zuna, enzorriscaos. Ya asina, andamos arrequeixandonos cara la xente. Ya cumo la fuína, entós tócanos ver cumo espetamos la nuesa reivindicación basada na oficialidá de la llingua.

Error.

Error garrafal.

Nós sólo veimos salvar la llingua si somos empatar cola xente. Mentres andemos rondando los caciques ya los políticos ya outros magnates sólo veimos gastar tiempu, ganas ya enerxías. Non. La fórmula máxica yía empatizar cola xente. Si se ta nos movimientos sociales, escuchando ya esplicando. Creando discursu, vario ya coherente. Por supuesto, hai yá que salvar esi cultu relixosu a San Bable, las procesiones, manifestamientos ya dellos actos más polas sedes d'organismos dependientes de la Conseyería de Cultura, cuando llaman a capítulu. Pa mi eso creo qu'acabóu.

Tenemos que salir.

Ganamos. La xente igual nun séi si se decata, pero agora mesmo aquello de qu'había que pisar la Xunta Xeneral pa meter el debate de la oficialidá pero pa ganar ta agora casi ganada. Nas últimas elecciones ganóu la esquierda. Izquierda Xunida ya Podemos deixóu tremando nas últimas elecciones europeas a los partíos del bipartidismu. Tienen yá que tar nerviosos.

Hai qu'aprovechar. Hai que lo saboriar, pero tamién hai qu'andar aliellos. Nós veimos meter la oficialidá, pero a nós agora tócanos, por primera vegada na Historia de la Reivindicación Llingüísticas ser ambiciosos. Tenemos una cousa que yíanos innegable, somos necios. Somos necios, pero salíamos a defender el resultáu, a ver si ganabamos siquiera unos centímetros, pero sabíamos qu'esto siempre iba pa llargo. Bono, pues agora yá tamos eiquí.

Tenemos la oportunidá (ya creo que los nuevos cumo you poucas vueltas más la veimos tener) de llograr echar andar la normalización llingüística. Podemos consiguir la oficialidá de la llingua darréu.

Pero pa ello tendremos que consiguir llegar a la xente. Convencer, empatizar con ellos. Esplicar el nuesu discursu. Sentir a la xente la sua opinión sobre esti tema. Facella partícipe ya asina construír xuntos el discursu llingüísticu. Lo que llaman Consensu Social. Lo que nestos últimos 40 años cásique nun feiximos nada.

Séi que vei senos duru. Nun tamos tampouco d'ello. A nós esplicanonnos que nós teníamos razón ya la probe xente teníanla engañada ou alienada ou qué séi you. Que la cousa del asturianu nun se movía más por media docena de personas. Pues contánonnoslo mal. Lo que pasa yía que salir del corru nel que tamos metíos ya ponese a falar cola xente yía mui duru. Yía difícil. Ya tampouco los nuesos Padres de la Patria fonon xente de diálogu... Nós nun tamos d'ello.

Pues valnos más ponenos con xeitu, qu'outra cumo esta mal vei volver lleganos.

Hai que falar. Hai que convencer a la xente con argumentos. Hai que negociar ya dialogar. Hai que tener pacencia. Pero hai que tar ehí. Hai que negociar con xeitu, con llealtá ya seriedá. Hai que se comprometer, ya gastar talante, pero tienen que saber qu'esto de la llingua yía una reivindicación más. Ya nós, tamién vei tocanos a nós formanos mucho más, pa ser tresmitir esto de la llingua.

Ou lo facemos bien, ou lo que queda yá lo sabemos de sobra.

¡Ánimu!