18 de jan de 2012

¡Hai que poner más fabas pa xantar!

¿Nunca naide nun se paró a mirar pa los anuncios de televisión de fabada? Hmmm, gran platu, buque insignia de la nuesa gastronomía patria. Y bona fama, cuido, que da a Asturies, ye polo que nos conocen per mediu mundu(alantre). Ye asina un poco como pa los americanonos los refrescos éstos de cola, y hasta ehí puedo dicir, por nun dar más nomes.

Son, como tolos anuncios, pa llamar l'atención. Y prehí va entendese bien lo que voi dicir agora. Porque ye bona verdá que siempre dicen los asturianos emigraos que cuando sienten fora de la Tierrina la gaita los pelos ponénse-ys como escarpies, pero de xuru que nun podemos dicir lo mesmo sí lo que sona ye un anunciu de fabada per televisión:



¡Ai por Dious! [Teo que me pasar al modu occidental, pa espresallo cumo amerita]

Teo muncha imaxinación y esto talo paez un anunciu non de fabada sinon d'estas pelis pornográficas que faen con paisanas mayores y con mozos gordos y frikis (ou non gordos sinon, pero frikis sí) en plan a lo Dinio y Marujita Díaz, que fora un pareya que sonara muncho, polo del contraste, y nun quixera meteme más no d'esto de la prensa rosa; pero vaya, el making off d'esti anunciu val lo miesmo pa un anunciu de fabada que pal making off d'una peli porno.



Bono, y esta outra, esta outra tamién, cola especial collaboración del Marqués de Villaviciosa, qu'andaba prehí. La paisana sí hom, esa yera asturiana, pero'l sou home fora un requeté navarru, cumo'l Padre Garralda ya, poro, nun diz nin res n'asturianu, fala cazurrón. Pero entrañable, sí mious neñinos.



Ésti presta, ehí colos paisaxes del país, que lo faen guapu, ya la paisana camín del Meres, pa llegar pa la hora la xanta, colas fabas. Ya'l sou dichu "¡Dai-y prisa, dai-y prisa!". Ya sinon qu'esperen.



Ésti presta, pol paisax ya pola casona, que taba bien que la xente s'enterara que bono, eiquí por relativamente non munchos cuartos puedese alquilar una casa d'aldega que yía cumo un palaciu, ya ta bien. Ehí, nesti anunciu, el padrín de la boda vei felicitar a la muyeirina por comer aquellas fabas que-y soupienon a gloria, magar que yeran de lata, pero que, claro, cola tarrancha que llevaba na boda cumo si-y echan ketchup a las fabas.



Nunca naide lo dixo, pero ehí tán, pa tol estáu español, los anuncios de fabada d'esa conocida marca de comida precocinada, y ehí apórtase un pouco más d'esti país nos medios, un migayín pequeñu, siquiera.

Nenhum comentário:

Postar um comentário