30 de ago de 2011

Una historia d'Asturies: Alberto Fernández Velasco

Ello yera una vegada n'Asturias, allá polos años 70 del sieglu XX, qu'inda sonaban polo chigres los soníos, amatagaos de la gaita. La gaita asturiana.

Yeran instrumentos vieyos, que na mayoría de los casos -ya saliendo de dellas escepciones, cumo podían ser José Remis, Pepe'l gaiteru Veriña, Dionisiu'i La Riela, ya de magar más- instrumentos ensin temperar, desafinaos ya tocaos por gaiteiros que, munchas veces facían lo que podían, outras veces nun podían facer lo que querían...

Ya, cumo non, na Cafrería los cafres dicían: "Home ho, nun yía un instrumentu, la nuesa gaita asturiana. Val pal prau la fiesta, pente los voladores, pero non pa tocar nun escenariu, xunto al oboe ya'l vigulín. ¡Nin siquiera xuntan ente ellas! La gaita yía l'instrumentu los borrachos".

Ya allá pa Xixón había un ebanista, que baxara de la Cuenca. Ya prestába-y el son de la gaita. Yá fora gaiteiru, pero frustráu. Ou frustraranlu. Pero yera un artista trabayando la madera, ya tenía una ourea que sintía crecer la herba....

Ya dicidíu que si nun yera quién pa tocar la gaita... entós fadría gaitas. Ya púnxose, ya na década los ochenta trabayar el buxu, l'ébanu ya'l granadillu...



Ya darréu la gaita sonóu. Ya andouvo pol prau, sí, pero yá n'ensamu. Ya cumo ensamaban -pero, ¡ái cúmo!- montanon bandas de gaitas. Ya a los vieyos prestaba-ys pero entós tamién a los más nuevos... ya vaya cúmo. Ya entós las gaitas recorrienon Asturias, ya, cumo pidían más gaiteiros, creanon escuelas de música tradicional, porque aquellas gaitas afinaban.

Ya Asturias quedóu pequena pa los nuesos gaiteiros, ya tomanon Francia. Ya los gallegos ya outros sabían lo que-ys dicían los detractores d'Asturias ya lo asturiano, pero entós toupanon con aquellas gaitas. Ya callanon tamién. Ya la gaita foi de lo asturiano -xunto cola sidra, pero ésta nun cuenta- de lo primeiro que-y entamóu a volver prestar a tola xente... ¿Pero si yía un instrumentu de vieyos ya borrachos? Sí ho, pero mira qué guapu sona....

Ya cumo bien prestaba, entós apaecienon los grupos de folk, la música celta, el pop, el rock ya inda más. Ya entós los bretones, los irlandeses, los escoceses, los galeses, los maneses ya los cornualleses, cuando la sintienon dixenon: ¡Harmanos celtas del sur, axuntái pa con nós, ho! Ya fumos unos más.

Ya por fin ocurríuse-y a daquién xubir a la gaita al escenariu, vistir al gaiteiru de frac ya arimá-y l'oboe ya'l vigulín. El resultáu tien nome ya ta ehí grabáu: La Noche Celta, Día de Fiesta n'Asturies, Atapecer, Luz de Domingo.... etc. Nun precisa comentar nada, porque, yá digo, ta ehí pa escuchar, ya na música unde sona daqué... boucas calan.

Buó, llueo llegóu Hevia, llegóu Tejedor... etc. pero eso yía outra hestoria yá....

Outru fitu importante foi'l conservatoriu. Al entamu d'esta hestoria nun querían la nuesa gaita nel conservatoriu. Güei yía un instrumentu más.




Los cafres que dicían que nunca diba poder ponese una gaita asturiana xunto a un vigulín, ya qu'ésta tenía'l sou espaciu natural acutáu nel prau la fiesta xunto a los voladores ya'l chigre.... ¿úlos güei?





Esta hestoria nun podría ser contada si nun fora pol bon llabor d'Alberto Fernández Velasco (L'Entregu, 1942- Xixón, 29-08- 2011). Sirva cumo homenax pa él ya la sua familia.


Nenhum comentário:

Postar um comentário